El Desafío Copa Barcelona Seguros comienza en la primavera del año 1998 como una competición de golf entre Brokers y Entidades Aseguradoras de la mano de Tirso Maldonado de la correduría Marsh y Juan López Sans del grupo Ferrer&Ojeda.

A partir del gran éxito de la primera edición, el reto empieza a coger forma y se consolida como un torneo anual donde los corredores y las compañías compiten por parejas con el objetivo de hacerse con la victoria.

El desafío se hace latente al finalizar el torneo ya que el equipo perdedor tiene que retar al año siguiente al ganador y elegir el campo donde se jugará la competición.